Translate

miércoles, 17 de junio de 2015


 

¿Por qué practicar danza del vientre?

Puede que a ti te pase como a casi el 80% de las españolas, que se plantean comenzar una actividad física para mantenerse en forma y que al mismo tiempo les ayude a liberar tensiones y relajarse del estrés diario; pero el problema es que a estas alturas de tu vida ya has probado de todo: pesas, aerobic, pilates... tu cuerpo y mente están hartos de hacer siempre el mismo tipo de ejercicio. ¿Por qué no pruebas una actividad diferente y mucho más gratificante? La danza oriental o del vientre está ganando adeptas día a día y se debe a muchas razones.

Aunque existen infinidad de teorías con respecto a su origen, lo más probable es que esté relacionado con las primitivas danzas rituales de fecundidad que con el paso de los siglos se sofistica y termina incorporándose a la danza clásica de los países de Oriente Medio y Norte de Africa. Esta danza se populariza en el mundo occidental gracias a las películas ambientadas en los harenes de los países árabes, tipo “las mil y una noches” que tan de moda puso Hollywood en la década de los cuarenta y cincuenta, en las cuales seductoras odaliscas aparecían moviendo sus cuerpos de forma ondulante y sinuosa. Así surgen las primeras escuelas de danza oriental en Alemania y Estados Unidos hará ya unos cincuenta  años.

En España, su introducción es algo más reciente, cuando llega a nuestro país un grupo egipcio de bailarines entre los que se encontraban Hassan Albna y Shokry Mohamed. Comienzan a dar clases a principios de los años 80 a un reducido grupo de mujeres de entre las que surgió una primera generación de bailarinas como Gloria Alba o Laila Rangel. “ Eran tiempos difíciles y sólo podíamos bailar en restaurantes árabes y fiestas de embajada” cuenta Laila, que en la actualidad imparte clases en Madrid capital.
En 1990 se abre en Madrid la primera escuela de Danza Oriental, dirigida por Shokry Mohamed, la ya legendaria “Escuela las Pirámides”, por la que han pasado todas las grandes bailarinas españolas y algunas extranjeras. Con la muerte de Shockry se cerró, pero su mujer Rosa mantiene su legado vivo. En la actualidad practicar esta danza se ha convertido en una moda a la que se han adherido ya más de cien mil mujeres en nuestro país.

¿Cuál es el secreto de su éxito?

Las mujeres que comienzan a practicar la danza del vientre aseguran que no tiene nada que ver con el tipo de ejercicio que venían practicando hasta ese momento. Varios son los beneficios que se le atribuyen:

- Moldea la figura sin esfuerzos violentos, por lo que está indicada para cualquier tipo de mujer sea cual sea su edad y condición física. Tampoco se requiere una estructura corporal determinada como puede pasar por ejemplo con el aerobic y lo pueden practicar mujeres altas, bajas, rellenitas, maduras.... cada mujer , a partir de una misma técnica podrá desarrollar un estilo diferente e igualmente bello.

- Ayuda a corregir la postura, ya que para bailar se emplean todos los músculos del cuerpo, muchos de los cuales no se trabajan nunca. Esto endurece y posibilita una correcta colocación de la espalda y la mujer gana en elegancia.

- Se gana en flexibilidad, coordinación y conocimiento del propio cuerpo.

- Al trabajarse todos los músculos de la pelvis y el vientre se suavizan tanto los desarreglos del ciclo menstrual femenino, como favorece el alumbramiento. Se facilitan las funciones biológicas del sexo femenino.

- Libera las tensiones y emociones. Se siente el cuerpo sea como sea y la mujer aprende a amarse tal como es, aunque no se sea una “barbie” precisamente.

- Los suaves movimientos ondulantes y sinuosos consiguen que la mujer cultive sensualidad, feminidad, delicadeza y armonía interior que se proyecta hacia fuera.

- Eleva la autoestima y reafirma la personalidad. Produce desbloqueo físico, mental y emocional. Genera euforia y alegría.

- Desarrolla la creatividad, ya que a diferencia de otros bailes más “mecanizados”, éste suele improvisarse, lo que permite a la bailarina una gran libertad para exteriorizar y crear su propio estilo.

 

¿Dónde aprender?

La gran demanda ha propiciado que esta disciplina pase a impartirse por personas que no están cien por cien preparadas. Tampoco se trata de que cuando vayas a informarte pidas con todo detalle el currículum de la profesora o profesor, pero sí debes tener en cuenta varios detalles:


- Infórmate bien dónde ha aprendido esta danza. Existe mucho intrusismo profesional y no es lo mismo haber aprendido este arte con un profesor especializado que el que una bailarina de flamenco aprenda cuatro rudimentos de danza oriental por vídeo y luego se convierta en profesora de danza del vientre.

- Este baile no se termina de aprender nunca y el buen profesor continuamente asiste a cursos o seminarios bien en España o en el extranjero.

- Debe poseer una técnica depurada; pero lo esencial es que sienta y viva la danza para ser capaz de transmitirte todo lo que ésta encierra.



No olvides que una magnífica bailarina puede ser una mala profesora y viceversa. Pregunta e infórmate. El boca a boca es lo más fiable normalmente. Evita así mismo las clases masificadas porque no aprenderás
nada.

 

Lo mejor es asistir a lugares especializados en vez de un lugar multidisciplinar donde hay clases tanto de zumba como de tai chi, y sobre todo que haya diferentes niveles adaptados a tus necesidades.


Marisa Argüelles
www.fiestasorientales.com
Escuela de Danza Oriental de Monterrozas
Las Rozas: 916319248-654700193
marguelles10@yahoo.es

 

sábado, 6 de junio de 2015

Mi nuevo artículo sobre la mujer en Turquia

http://www.divulgadoresdelmisterio.net/2015/05/mujer-en-turquia-entre-la-tradicion-y-la-modernidad-por-marisa-arguelles

Y de nuevo cuentan conmigo para escribir un artículo sobre la mujer turca, bueno, mejor dicho, las mujeres turcas, porque es el país de las mujeres más modernas del mundo y tambien el de las más atrasadas de mentalidad. Espero que os guste.

Marisa Argüelles
www.fiestasorientales.com
Escuela de Danza Oriental de Monterrozas
Tel: 91319248-654700193
email: marguelles10@yahoo.es